31 de marzo de 2012

Bizcochitos Red Velvet

Red velvet, o terciopelo rojo, es un bizcocho muy popular en Estados Unidos y Canadá que sirve de base para la famosa tarta Red Velvet Cake.

El buttermilk es suero de mantequilla, un ingrediente muy usado en la repostería de EEUU. En caso de no encontrarla a la venta, el mejor sustituto en cuanto a textura y sabor sería el yogur líquido. A pesar de que en muchos blogs se recomienda elaborarlo de forma casera añadiendo una cucharada de vinagre, zumo de limón o cremor tártaro a un vaso de leche fresca, dejando que repose 10 minutos, lo que así se obtiene es suero de leche, que no es lo mismo que el suero de mantequilla que se obtiene en la elaboración de la misma.

En esta ocasión he mezclado 125 g. de yogur natural normal con la leche necesaria para obtener los 240 ml. de buttermilk que pide la receta, que por cierto es de la estupenda web de repostería El Rincón de Bea.

Todos los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente. Las cucharadas se refieren a las medidas estadounidenses.

El colorante que he usado es el tulip red de la marca Americolor. Es muy importante utilizar colorantes en pasta o en gel para este bizcocho, nunca líquidos.

Ingredientes:

* 125 g. de mantequilla
* 275 g. de azúcar
* 2 huevos
* 280 g. de harina
* 15 g. de cacao puro en polvo sin azúcar
* 1 cucharadita de té de levadura química
* 1 cucharadita de té de bicarbonato sódico
* 1/4 cucharadita de té de sal
* 240 ml. de buttermilk
* 1 cucharada de colorante rojo en gel
* 1 cucharadita de té de vinagre de vino blanco
* 1 cucharadita de té de extracto de vainilla

Tamizar juntos la harina, el cacao, la sal, la levadura y el bicarbonato. Reservar.

Mezclar el buttermilk, el colorante, el vinagre y la vainilla. Reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen. Añadir uno de los huevos e integrar por completo antes de agregar el otro.

Incorporar la mezcla de harina en varias tandas, mezclando en cada vez y alternando con la mezcla de buttermilk.

Echar un poco de la masa en los moldes individuales, sin pasar de los 2/3 de su capacidad. Cocinar en el microondas, en tandas de tres, durante 2 minutos y medio a 700 W. Dejar en el interior sin abrir la puerta durante al menos 30 segundos más. Retirar con cuidado y repetir hasta terminar la masa.

Dejar enfriar sobre una rejilla.



4 comentarios:

  1. Que bonitos te han quedado y que ricos tiene que ser! Deliciosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que me han dejado enamorada. Le tenía cierto respeto a intentar esta receta en el microondas (no tengo horno), pero el resultado ha sido muy bueno. Repetiré seguro.

      Por cierto, una buena parte de los bizcochos ha terminado convertida en cake balls, tenía muchas ganas de hacerlas con red velvet. :)

      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy bonitos estos bizcochos y todas las variantes que haces, me gusta mucho tintar magdalenas y bizcochos, em apunto la recet y la de las amapolas también.
    Aquí tienes una nueva seguidora.
    un besete!!
    nechy-siquierespuedes.blogspot​.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nechy, y bienvenida. :)

      Eliminar